FANDOM


Akai ha pasado buena parte de su niñez y toda su adolescencia confinado a las ambiciones científicas de profesores dementes del País del Agua, y aprendió los años próximos a ser un ninja despiadado e inhumano. Más esta faceta llegaría a su fin pronto después de diferentes acontecimientos, los cuales le llevarían a abrir sus alas y buscar sus propios objetivos.

PasadoEditar

Prologo: Diario de una noche lluviosa.Editar

Los cielos se oscurecieron sobre las cabezas de los habitantes de la aldea Michinaikoka, un lugar pacifico, así como olvidado o más bien tenido muy poco en cuenta a causa del enfoque de los altos mandos del País del Agua en las fuerzas militares de Kirigakure. Sin embargo esto pronto cambia a causa del reciente interés de la Aldea oculta en la niebla por este tranquilo territorio, y más que nada su contenido.

Anciano 1: ¡E-Esperen! ¡No puedo permitir que..!

Rápidamente el pobre abuelo es inmovilizado por una patada de un shinobi con una máscara de animal y el irreconocible símbolo de Kirigakure en ella.

Ninja 1: ¡Te dije que no estorbes, vejestorio! (Mira a otro Ninja) ¿Con este cuantos van?

Un ninja a poca distancia de su lado llevaba un libro donde anotaba algunos números.

Ninja 2: Y con este... 35.

Ninja 1: Bien... 5 más del número mínimo.

El shinobi estaba por retirarse, hasta que una insistente mano sujeto su pierna.

Anciano: ¡¡No puedo permitir que se los lleven!! ¡¡Estos niños son las semillas y futuros frutos del pueblo!! ¡Como líder de la aldea no puedo...!

De una patada más fuerte el viejo queda desmayado en la tierra sobre las frágiles hojas otoñales características se la aldea.

Ninja 1: Muy bien, misión cumplida. Volvamos.

Los demás ninjas asintieron, y se escabulleron rápidamente marcando la huida. Otros pares se quedaron a llevar el cargamento, grandes cajas que eran haladas por caballos con un rumbo incierto.

Todo esto era observado por un pequeño, un niño de posiblemente 3 años por su altura y extremidades cortitas, así como sus ojos reflejaban el incierto y confusión... Viendo como él y otros niños jugaban en la aldea y no anticipaban la llegada de misteriosos hombres, contemplando como era sostenido por uno de los sujetos junto a otros niños y otros adultos intentaban detenerlos... Observando desde la caja como las pilas de hombres se acumulaban en un rincón, escuchando los gritos de las mujeres en las casas, llorando y suplicando por salir pero al parecer serles imposible...

Niño: M-Mnh...

Se sentó en un rincón, abrazando sus cortitas piernas y escondiendo su lívido rostro entre sus raspadas rodillas mientras escuchaba los lloriqueos y gritos de los demás niños, las suplicas y preguntas se escuchaban montones y muy quisquillosos.

Niño: M-Mnh... (Abre un poco sus ojos) ¿H-Hnm...?

El pequeño levanto un poquito la vista, al sentir frio entre sus cabellos miro los huecos en la caja de madera, apenas si distinguía el cielo oscuro, menos las nubes que causaron la prominente lluvia. El pequeño extendió su brazo, aunque no mucho considerando lo cortito que era.

Niño: H-Hmn... Mmn...

Podía ver como las gotas caían y se escurrían entre sus pequeños dedos, humedeciendo su blanquecina piel, era sensible al frió así que escondió su mano entre sus piernas escasas de longitud. Miro de nuevo al pequeño agujero, intentando ver a una gota le cayó en uno de sus inocentes ojos café.

Niño: ¡H-Hmn! (Cierra un ojo y se lo soba con un puño)

El jovencito después de limpiarse el ojo con leve ardor volvió a abrirlo para observar otra vez el hoyo, previno la caída de otra gota, más aunque estaba a punto de volver a cerrarlo pudo sentir como esta vez cayo por su frente y la surco lentamente abriendo de nuevo su ojo, contemplando el hueco con más razón al ver unos rastros leves de luz lunar, muy hermosa y resplandeciente que el niño miraba atentamente, mientras la gota surco su alrededor de su ojo, casi pareciendo el derrame de una lagrima casi mismo tiempo que la luz de la luna desaparecía...

...

El pequeño abrió un poco los ojos, ahora eran los rayos del sol los que lo enceguecían de repente, los otros pequeños estaban dormidos y parece que en algún momento el hizo lo mismo... Aun dentro de la caja.

Niños: Ehmm... ¿Mhn...?

Algunos pequeños después de él abrieron los ojos y bostezaron un poco, con los pequeños ojitos rojos de tanto llorar y otros con una voz ronca de los constantes gritos emitidos. Todos o la mayoría se despertaron al escuchar un estruendo, que no era más que la caja deteniéndose. La fuerte luz vino de repente al abrirse uno de los lados de la caja, otros de los mismos sujetos con mascara que había escuchado nombrar "shinobi", volvieron a aparecer.

Ninja 1: Bajen.

Aunque se lo había ordenado, el mismo se molestó en tomar del brazo a uno y guiarlo con otro shinobi. Algunos niños intentaron resistirse con pataletas y llantos pero claramente no era rival para la fuerza de un adulto, que arrastraba sujetándolo de la cintura sin problema alguno y guiaba hasta otro shinobi. El pequeño observo como le sujetaban muy fuerte de la muñeca y lo arrastraban lejos de su rincón en la caja, pudo contemplar mientras se sobaba la mano en donde estaba. Parecía una enorme puerta, alrededor había solo pasto y árboles, nada más que eso pero al ver bien la entrada parecía incrustada en una roca aún más grande.

Tímido e inseguro el niño era empujado dentro de la puerta, donde finalmente su futuro parecía oscurecerse conforme la entraba reducía los rayos del sol al cerrarse y dejarlo hundido entre la más negra oscuridad...

Capitulo I: Gritos de dolor.Editar

El lugar era oscuro, aunque había algunas luces y podían diferenciarse mesas y papeles en todos lados, el lugar en si parecía inquietantemente siniestro. Los niños caminaron en línea, los shinobi habían esposado cada par de sus frágiles muñecas y los empujaban continuamente presionando su caminar.

Ninja 1: Profesor, estos son los niños que pidió. Un anciano en bata, con barba y cabello blanco y desarreglado se dio la vuelta viendo al ninja y luego ver a los niños con cierta sorpresa y confusión. Profesor: Ehhn… ¿Estos son?

Se agacho para ver mejor a los pequeñines, que apenas si llegan a medir más que sus piernas.

Profesor: ¿No son muy pequeños para tener 10?

Ninja 1: Realmente a mayoría tiene entre 3 y 5 años de edad.

Profesor: (Le mira de repente) ¡¿Solo entre 3 y 5?! Ninja 1: Si, hubo un cambio de planes.

El Profesor parecía molesto, levantándose de nuevo para ver al shinobi de frente y con su fastidiada expresión socarrona.

Profesor: Bah… Qué más da. (Desciende la vista para ver a los niños.) ¿Y tú, cómo te llamas niño?

Se dirigió al pequeño de ojos café y cabello rojizo que no dejaba de observar con su vista llena de curiosidad, también temor y desconcierto pero mucha curiosidad.

Niño: H-Hnmm… M-Mnh… (Juega un poco con sus pequeños dedos y la mirada bajita)

Profesor: (Levanta un poco la ceja) ¿Qué pasa? ¿El gato te comió la lengua?

Ninja 1: Tienen entre 3 y 5 años, probablemente la mayoría no sepa hablar aun.

Profesor: ¡¿Qué?!

Volvió a repetir el encuentro de sus ojos con la máscara del shinobi, expresando su euforia contra la inexpresividad que dejaba entrever.

Profesor: ¡¿De qué aldea de fracasados sacaron a estos enanos?!

Ninja 1: No estoy autorizado a responder.

Profesor: ¡Arjh…! (Intenta tomar un respiro y encogerse de hombros) Bah…

El anciano comenzó a soltar simples y contenidas risas frente a los pequeños, haciendo todo lo posible para que el shinobi lo escuchara burlarse.

Profesor: Esto es una decepción de parte de los ANBU de Kirigakure, otras fuentes me han traído mejor material, y de mayor calidad...

Ninja 1: Ordeno traer un mínimo de 30 niños para su investigación, y eso es lo que hemos hecho.

Le comento esto mientras bruscamente entregaba el libro con las anotaciones al pecho del profesor y marcando la ida junto con sus compañeros, dándoles un último y final vistazo a los niños que había secuestrado para ese anciano loco, antes de desaparecer entre las sombras.

...

Al tiempo que caminaban uno al paso del otro, él podía ver con sus grandes ojos oscuros las diferentes habitaciones, todas estaban cerradas y pero sin embargo podían escucharse voces y murmullos despedirse de los cuartos, algunas puertas incluso retumbaban por fuertes empujones. Los niños empezaban a alborotarse e inquietarse antes de llegar a su propia habitación, y al abrirse la puerta se sorprenderían al encontrar un cuarto vacío, espacioso pero vacío. Uno de los ayudantes del profesor, también de bata pero más joven los impulso para que entraran. Ato uno por uno las esposas que llevaran en sus muñecas a las muchas cadenas implantadas en las paredes.

Científico: La comida vendrá mañana temprano...

Después de emitir esas simples palabras llenas expresadas tan fríamente, se retiro, más sin embargo se llevo a solo un par de niños para luego cerrar fuertemente la puerta.

Niño: Mmn...

El pequeño, al ver el cuarto oscuro con solo algunas luces, escuchar los niños llorar y gritar, sin poder pensar en otra cosa por hacer cerro sus ojos y acomodo en un rincón en el suelo... Hasta poder conciliar un poco el sueño...

...

Escuchando unos pasos y sintiendo algo apretándole la muñeca el pequeño abrió sus ojos, observando somnoliento como la puerta se cerraba, miro su muñeca ahora envuelta con una pulsera.

Niño: ¿Mnhh...?

Como no sabia hablar, obviamente no sabia leer, eran un par de símbolos que parecían letras. "A.K-18" es lo que veía más no podía entender que significaba ni como se pronunciaba...

...

Sentía como los días pasaban, las semanas transcurrían, los meses corrían y finalmente... Casi sintió como los años iban volando y afectaban su ser, en una etapa llamada crecimiento...

Chico: ¡Mmn...!

No dudaba en tapar sus oídos con tal de no escucharlos, cerraba sus ojos con fuerza intentando caer en un profundo sueño del que nunca esperaba despertar...

Capitulo II: Las carcajadas de M.DEditar

¿?: Excelente… Pudo resistir las pruebas, iniciales... Algo que los otros chicos no pudieron si quiera mantener, eran desperdicio comparados con este...

Podía escuchar una voz muy familiar, la del llamado “Profesor”, que solo había tenido la oportunidad de verlo preguntándole su nombre, hace unos 7 años...

Profesor: ¿Estas despierto? Abre los ojos muchacho.

Intento abrir los ojos solo por instinto, a pesar de que los tenia abiertos veía aún muy borroso por las luces tan grandes y fuertes que estaba iluminándolo.

Chico: M-Mnh... Intento sobarse los ojos todo lo que pudo y mejorar su visión, más su vista borrosa persistía.

Chico: N-No... Veo... Bien...

Profesor: Aprendiste a hablar, ¿eh? Te recuerdo.

Se acercó para cubrir su ojo derecho con su arrugada palma y ordeno que bajaran las luces de la habitación.

Profesor: Dime, ¿ahora ves mejor?

El chico trato de verlo en su mejor intento, más seguía viendo todo muy borroso, las formas eran deformes y apenas distinguía la cara del profesor. Negó un par de veces teniendo una mirada confusa de todo lo que pasaba.

Profesor: (Suspira) Ya veo…

Se encogió de brazos y le hizo un gesto con su mano a uno de sus ayudantes, rápidamente trajeron una mesa con raras herramientas, muchas muy afiladas.

Profesor: Quédate quieto, esto no durara mucho.

El profesor trato de tomarlo del hombro, seguramente para empujarlo contra la incómoda cama en donde estaba, más no le salió también…

Chico: (Aparta su mano al tomar con fuerza su muñeca) ¡H-Hnm...! N-No...

El anciano lo miro muy atentamente con sorpresa, ya que la pregunta de cómo hace unos segundos apenas podía distinguirlo y ahora sujetaba su mano tan seguramente cruzaba su cerebro como una estrella fugaz. Se acercó a él para corroborarlo, mirando con total atención su cuenca izquierda.

Profesor: Jooh, ya lo capto...

Sonrío un poco de complacencia, y se alejó para exclamar su gran euforia.

Profesor: ¡¡JAJA!! ¡Por fin lo logre! ¡¡JAJAJA!!

Mientras el viejo agitaba los brazos con extraña celebridad, el Chico parpadeo, extrañado por su nueva visión que ahora le permitía ver muy claramente al profesor, sus ayudantes, todo era demasiado claro…

Chico: ¿Q-Que…? (Mira un momento su muñeca, observando su pulsera y la inscirpción) A-A... K... 18...

Profesor: ¿Mmn?

El profesor giro la vista y salió de su momento de triunfo para ver al chico, sonriendo un poco más vilmente al verlo como un muñeco con las cuerdas listas para ser movidas por cualquier titiritero.

Profesor: Ah, claro... Se le acerco, y coloco su palma en su espalda para sobarla como si quisiera compartir su regocijo con él.

Profesor: “A.K-18” es tu nombre hijo, o si quieres puede resumirlo a “A.K” da lo mismo.

Le miro de frente tocando con uno de sus dedos alrededor de su ojo izquierdo, aun con mirada algo atónita y desconcertada.

Profesor: Escucha, el destino ha aceptado que lleves un gran poder dentro de ti, un poder que puede llegar más alto que las nubes e iluminara la oscuridad como lo hacen las estrellas.

Le miro más fijamente, pronunciando entre todo ese parloteo la palabra “Sharingan”, un extraño poder que ahora residía en su cuenca izquierda.

Profesor: Escucha bien, A.K… Podemos enseñarte lo que es la verdadera vida, no la vida de un campesino, ni la de un mediocre, ni la de alguien débil que vive con temor al fruto de todas sus posibilidades por temor al fracaso... ¿Qué dices? ¿Quieres ser alguien en la vida? ¿Tener… un objetivo por el cual vivir…? El chico escucho esas palabras que serían la central matriz en lo que sería de su vida de ahora en adelante... A.K-18: S-S... Sí.

...

¿?: ¿Alguien en casa? ¿Hola?

Abrió sus ojos lentamente al sentir la cara mojada, y se sobo los ojos rápidamente mientras se sentaba en su cama.

¿?: ¿Cómo despertaste A.K? ¿Con un sueño “humedo”? ¡Jajajaja!

A.K: (Busca sus sabanas para secarse el rostro) M.D, buenos días.

M.D: ¿En qué soñabas? ¿En lo maravillosa que será la vida una vez salgamos de este nido de cucarachas? ¡O en lo esplendido que sería encontrar una esposa, tener hijos y nietos y bisnietos y tataranietos y…!

A.K: No, para nada.

Se sobo un poco la frente cerrando sus ojos, se dio cuenta de cómo había estado recapitulando parte de todo lo que le ocurrió estos últimos 11 años, desde que abandono la aldea.

A.K: M.D.

Levanto la vista para verlo, ya que dormían en camas una encima de la otra y en la de arriba de el estaba M.D-34, abreviado “M.D”.

M.D: ¿Yep?

El tipo dio un salto hasta caer al piso y así ver a su compañero y estar “una posición arriba”. Era un chico de su misma edad más o menos, solo que su cabello era verde-grisaceo, sus ojos eran azules y sus dientes parecían afilados tal cual tiburón.

M.D: ¿Dime compa.?

Tomo sus mejillas con su mano para estrujárselas al mismo tiempo que movía su cabeza de un lado a otro solo por fastidiarlo, ya que A.K era tan humorista que nunca respondía a cualquiera estúpida broma o degradación que le hicieran.

A.K: Debemos ir en 5 minutos… A recibir nuestra misión en el laboratorio… (Le mira fijamente apartando su mano) Hoy hay una misión especial.

M.D: (Parpadea un poco confundido) ¿Especial?

A.K: (Asiente mientras se levanta) Puedo sentirlo.

M.D: ¡Prrfh…! (Trata de no reírse) ¿Sentirlo? ¡Pero si tienes tanta sensibilidad como una piedra!

Capitulo III: La niña que dormía.Editar

Desde que fue entrenado para ser un ninja poco después de la implantación de su Sharingan, aceptar que su destino sería seguir el camino que otros le plantaran y empuñar una espada como tal máquina con la intención y propósito de asesinar cualquier cosa que se mueva, “A.K” se sentía cómodo, casi a gusto con su vida. Luego de recibir su misión “especial” los dos, A.K y su compañero M.D, junto con otros shinobi de destino similar al suyo realizaron esa misma noche una infiltración a una aldea... Conocida escasamente como la Aldea Michinaikoka, lugar donde el otoño perdura extrañamente unos meses más de lo habitual y los arboles junto con las hojas mantienen su aspecto decaído pero extrañamente hermoso para los residentes más antiguos.

M.D: Vaya, ¿este lugar no es donde te sacaron, A.K?

Con tono burlón, el chico que usaba parche sonrío mostrando sus afilados dientes al joven ninja, que veía la aldea sin ninguna expresión particular.

M.D: ¿Acaso no te secuestraron junto con otros chicos cuando tenías apenas 3 años? Eso es lo que leí.

A.K tomo unos binoculares para ver con precisión la aldea e identificar su objetivo, mientras tanto su compañero seguía su parloteo tratando de fastidiarlo.

M.D: ¿Debió ser muy duro para un niño tan pequeño el sufrir todo lo que pasaste, no? ¡Seguro te dejo al borde de la desesperación y la locura que…!

A.K: Más bien parece que ese fue tu caso.

M.D: ¿Ah?

Parpadeo un par de veces y luego se calló rascándose la mejilla con desdén. Mientras los grupos de ninjas se dividieron en grupos siguiendo su misión, la mayoría debía buscar en algún punto de la aldea un grupo de ninjas traidores y darles fin a toda costa, al mismo tiempo que los demás que no recurrieron a su búsqueda debían asesinar a cualquier sospechoso sin importar quien fuese.

...

M.D: ¡¡JAJAJA!!

Se escuchaban los gritos de M.D, o más bien sus eufóricas carcajadas con tal de expresar su emoción al destruir y quitarle la vida a cualquier ser vivo que se le cruzara, si bien su misión era aniquilar solo a los sospechosos, él lo veía más bien como “por si las moscas, no dejo a ninguno”, y bajo ese concepto se dedicó a hacer estallar los hogares, atravesando a cualquiera que le hiciera frente o no. Esta era su forma de hacer las cosas, y ese era su razonamiento.

A.K: Un escándalo innecesario como siempre...

Comento el joven, mientras veía al tipo que acaba de dejar muerto caer frente a él con un simple movimiento, a veces se impresionaba de lo fácil que era quitarle la vida a una persona, de lo frágil que podía ser un cuerpo, más delicado que una hoja muerta de un árbol... Pero claro, estos pensamientos no salían más allá de las neuronas de su cerebro.

A.K: ¿Mmn?

Miro con detenimiento una puerta de la casa que estaba invadiendo, y no se contuvo a entrar sin demora. Era al parecer el cuarto de los pequeños, porque ahí estaban dos niños, acomodados en dos camas muy separadas. Se molestó en acercarse a la niña que dormía tranquilamente, hundida en un profundo sueño que la mantenía alejada de lo que ocurría en el pueblo.

A.K: Tengo ordenes de asesinar a cualquier sospechoso... Por seguridad a quien me encuentre y respire.

Desenfundo su espada silenciosamente, y tomándola con sus dos manos de forma vertical apuntando la filosa punta a centímetros de la frente de la pequeña rubia, agito un poco su espada hacia atrás antes de intentar una fuerte y contundente estocada.

A.K: ¿Qué fue...?

Detuvo su desdichoza acción de repente, al escuchar un fuerte estruendo en el exterior, ese no podía ser M.D, por lo que debía ir a investigarlo. Al convertirse en prioridad A.K alejo su sable de la pequeña, viendo cómo se revolvía un poquito por el estruendo sin salir del mundo de los sueños.

Cuando llego al techo de la casa se dio cuenta de que la explosión parecía provenir del supuesto escondite de los traidores, pronto llegaría a su lado M.D viendo con interés la gran humareda provocada.

M.D: ¡Jooh…! Interesante “buhm”, ¿eh?

A.K: Si tuviera que explicarlo, diría que nuestros compañeros encontraron su objetivo. Sin embargo, parece que en caso de que los encontraran esos tipos fraguaron una trampa para llevárselos consigo al infierno.

M.D: ¡¡Mrhj!! (Se cubre la boca tratando de no reírse) ¡Que patética forma de morir! ¡Jajaja!

El descarado joven se limpió un poco sus aguados ojos, húmedos por tanto reír para ver a su compañero.

M.D: ¿Y qué dices? ¿Vamos a ver si alguno sobrevivió?

A.K: No, nuestra misión es exterminar a los traidores, y eso ya está hecho.

M.D: (Levanta una ceja) ¿Eh? Pero puede que alguno de ellos haya escapado antes de la explosión.

A.K: Si fuera así no habrían iniciado la explosión.

M.D: ¿Y si te equivocas?

Él ninja le dio la espalda a su compañero, rascándose solo un poco la cabeza antes de volver a dirigirle la palabra.

A.K: Entonces solo haremos de cuenta que todos murieron.

M.D: ¡¿Eh?! ¡Oye, eso es muy vago!

Y con estas simples palabras, los dos se retiraron del lugar dando marcha a lo que podrían considerar un hogar, aunque en realidad nunca lo veían así… El término “hogar” era irrelevante para ellos, y para todos los que terminaran trabajando para ese laboratorio.

...

A.K: ... Mmnh...

M.D: Ohh...

Al poco llegar, los dos ninjas se dieron cuenta de algo diferente en el laboratorio… Papeles desordenados y dispersos por doquier, la mayoría incendiados, junto con varias mesas ya consumidas por el fuego y hecho cenizas. Cualquier herramienta de investigación hecha pedazos, las luces dilataban, y quizás más importante: los cuerpos de todos los científicos y ayudantes postrados en el piso o sentados en sus sillas, sin vida...

M.D: Ehn... (Se rasca un poco la cabeza confundido) ¿Están...?

A.K: Muertos... No hay duda.

M.D: ¡Mrhj...! (Se tapa la boca tratando de no reírse)

Mientras su extravagante y algo loquito compañero trataba de no ahogarse de la risa al ver la situación, A.K registro el cuerpo del profesor, siendo el más maltratado al ser apuñalado demasiadas veces como para contarlas, incluso tenia aun una espada clavada en la espada. Se dignó a retirarla e inspeccionarla un momento con su Sharingan, más pocos segundos después percato una presencia extraña.

A.K: ¡M.D...!

Respondió rápidamente a la reacción, y lanzo el cuerpo de profesor hacia M.D y así cubriendo a su compañero dejando que el cuerpo del difunto fuera un escudo contra una serie de agujas lanzadas velozmente hacia un desconcertado M.D.

M.D: ¡¿Ah?! ¿Quién hizo eso?

La luz era borrosa, más un ligero flash se vio en la oscuridad, así como se revelaron algunos ANBU de Kirigakure.

A.K: ¿Ustedes?

ANBU: Es una buena toma.

El ninja miro una cámara que sostenía, después de haber tomado el momento exacto donde A.K sostenía la espada manchada en sangre al lado del cuerpo sin vida del profesor tajoneado hasta más no poder, y a su compañero riéndose desquiciado de lo que veía.

A.K: ¿Qué significa esto?

ANBU: Muy bien ustedes dos, vengan con nosotros. Están arrestados, por traición y homicidio.

M.D: ¡¿AHH?!

El ahora confundido ninja retrocedió un par de pasos al ver como otros ANBU aparecían entre las sombras con sus espadas igualmente escurriendo sangre, claramente ellos habían sido los responsables de esa masacre.

M.D: (Pensado: ¡Diablos! ¡Estos tipos...!)

Empezó a correr apresuradamente hacia la salida, pero al dar vuelta la vista observo como s compañero permanecía inmóvil.

M.D: ¡¿Qué haces A.K?! ¡Son demasiados para hacerles frente ahora, corre!

A.K no hizo movimiento alguno, y elevo un poco sus brazos juntando las muñecas. Y finalmente bajo su cabeza.

A.K: Retírate si quieres, M.D... Debo… Aceptar...

Más confundido y desorientado aun, M.D no tuvo otra que desaparecer al notar como empezaban a rodearlo los shinobi, desapareció en una nube de humo.

ANBU: Hmn, escapo. Pero aun así, ya tenemos a uno...

Comento el ninja soltando una leve risa viendo a A.K arrodillado con unas esposas, a punto de ser encarcelado mientras este se mantenía estoico, con una expresión de aceptación a la situación y un extraño aire de tranquilidad...

Capítulo IV: La neblina con hedor a muerte.Editar

Con total razón A.K fue llevado arrestado, apareciendo en cada portada de cada periódico la estremecedora foto de él portando una espada manchada en sangre y apareciendo en el plano los cuerpos muertos de los científicos ensuciados de rojo en sus batas blancas.

A.K: Mnn...

Suspiraba sentado en el suelo encerrado en su celda, más precisamente en un rincón... Una escena que ya había vivido muchas veces en solitario. El extraño caso no podía ser más que un complot en su contra junto con M.D, más no tenía idea de por qué alguien los arrestarían si nunca habían hecho algo que ameritara tal planeada trampa.

ANBU: Espero estés cómodo.

Le comente un ninja vigilante que pasaba al lado de los barrotes, anunciando sin temor que mañana sería ejecutado sin apuro ni demora. A.K solo se molestó en asentir sin mirar al ANBU, oyendo como él se retiraba, unos pensamientos se pasaban por su mente.

A.K: No importa... Si así fue como lo decidió la mano mágica del destino, que así sea... No lamentare nada de lo que he hecho, he servido a mi propósito que era cumplir las misiones de la aldea... El mundo ya no necesitara más de mi existencia, puedo vivir en paz... Yo...

???: ¡Oye, idiota! ¿Pensando cómo vas a morir maldito traidor?

El joven giro la vista saliéndose de sus pensamientos, escuchando una voz extrañamente familiar... Era un guardia que se acercó a su celda para molestarlo, tal y como habían hecho algunos otros antes.

???: Tss... ¡A.K...!

Le comento susurrando su nombre, la voz se hacía más familiar y reconocible. El guardia descubrió su ocultado rostro y una sonrisa afilada se le dibujo en la cara.

A.K: ¿Mm? ¿M.D?

M.D: (Susurrando) ¡Jhm! ¿Quién más tarado? Espera un poco que te sacare de aquí.

A.K: No hace falta... M.D mejor vete de aquí o también te mataran mañana. Eres un idiota por meterte en la cárcel antes de que se molestaran en ir a traerte en primer lugar.

M.D: (Con una vena en la frente) ¡¡Ya cállate pedazo de piedra inmunda!!

De repente se tapó la boca con las dos manos, vigilando alrededor que nadie haya escuchado su cotorreo, empezó a insultar al ninja más como un guardia hasta que pudo conservar la calma.

A.K: (Suspira) ¿Por qué viniste, M.D?

M.D: Mmnh... (Suspira y sonríe) A saber... Creo que solo estaba aburrido y... Me gustaría pasar la persecución de escapar de la aldea con alguien, es divertido asesinar personas pero... Después uno termina muy solitario y eso aburre...

A.K lo vio un tanto más curioso, y se levantó hasta verlo mejor y acercarse a los barrotes.

M.D: No puedo dejar que mueras así, aunque seas una piedra inútil.

A.K: Mmnh... (Baja un poco la cabeza pensativo)

M.D: Voy a buscar la llave de esto y te sacare en seguida, deberías sentirte afortunado A.K de que alguien tan sensacional como yo te considere para liberar...

Estaba tan ocupado auto complaciéndose con halagos hacia su persona que tardo en notar el estruendo dentro de la celda, fue causada por su compañero que no demoro en derrumbar la pared de un solo golpe.

A.K: Vamos, M.D.

El tipo sonrió un poco más resaltando su brillante dentadura afilada, y prosiguió a seguir a la “piedra” corriendo, o más bien huyendo lo más veloz que podían.

A.K: (Suspira viendo a M.D) Eres demasiado “persuasivo”, M.D.

M.D: ¡Ja! ¿Pues qué más se podía esperar de alguien con tanto nivel de carisma como quien te habla?

Realmente lo que llevo a A.K ha seguir a M.D fue la motivación de sus palabras, nunca lo había visto interesarse tanto por alguien que no fuera su excéntrica y exagerada persona.

A.K: Hmm... Ya veo... (Susurra) Así que así se siente, el sentimiento de amistad...

M.D: ¿Ahh? ¿Decías algo?

El chico negó un par de veces mientras los dos se detenían al estar a punto de salir de la aldea, más M.D se detuvo de inmediato.

M.D: ¡Espera!

A.K: ¿Qué pasa? ¿No era que íbamos a escapar?

M.D: No... Jijiji...

Una sonrisa malévola se desdibujo en la cara del desequilibrado, con pensamientos inducidos por la venganza M.D salto hacia los edificios y corrió de regreso a la aldea. Por su parte A.K sentía que no debía dejar a su “amigo” solo en esto y era su deber apoyarlo para que no se muera.

Por su puesto que al poco de volver se había soltado la alarma anunciando el escape de un traidor peligroso y otro loco que lo acompañaba, por lo que al pronto de volver varios de muchos ninjas se les cruzaron por encima. Por fortuna no representaban peligro para sus habilidades y pudieron lidiarlos sin mayores problemas, así que se dedicaron a correr en dirección indefinida.

A.K: ¿Cuál es tu plan?

M.D: ¡Formemos el Escudo Piscis, A.K!

El parpadeo un par de veces al escucharlo, más asintió y se dispuso a ponerse en una respectiva posición a espaldas de su compañero.

A.K: ¿Abarcando cuanto radio?

M.D: Mmn... ¡¡Yo diría que lo suficiente para dejar encerrada lo oficina del Mizukage!!

Sonrió muy malévolo luego de pronunciar esas palabras, A.K pudo divisar cual sería el objeto de su venganza y por supuesto le ayudaría mientras no terminaran muertos.

A.K: Bien... Chakra acumulado.

M.D sonrió también mientras los dos hacían una posición de manos particular, y pronunciaban al unisono:

A.K y M.D: ¡¡Campo de batalla: Escudo Piscis!!

Una extensa barrera circular se formó más o menos donde ellos estaban parados, un campo de energía transparente y que cubría exactamente el área que M.D había especificado.

M.D: U-Uhh... (Toma un respiro) El Escudo Piscis es una poderosísima barrera, su poder se debe a que se requiere tal cantidad de Chakra que solo dos personas pueden ejecutarlo de manera simultánea... ¡Pero te roba una buena bocanada de espíritu!

Se estiro un poco y miro a A.K, que si bien también se encontraba fatigado lo disimulaba bastante bien. Ambos sabían con solo verse lo que debían planear, un homicidio contra quien posiblemente estaba trazando los hilos en este inculpamiento injusto: el Mizukage, Mizuro.

Un hombre avaricioso, corrupto y más que nada cruel, como solo la “Aldea de la neblina sangrienta” podría tener. Era un hombre despiadado, se había rumorado que estuvo bajo muchos conflictos ocasionados por el mismo con muchas alianzas e intentos de traición posteriores, era un ser vil que muy probablemente estuvo al mando del proyecto manejado por los científicos... El objetivo de ellos dos era asesinarlo mientras se encontrara en su oficina, dentro del edificio del Mizukage.

Ambos llegaron hasta la cumbre más alta de un edificio, que apuntaba singularmente directo hacia su objetivo, la mansión de Mizuro.

M.D: A.K, cúbreme... ¡Voy a hacerlos añicos! ¡Jaja!

Luego de decir esto, M.D comenzó a cargar agua dentro de su boca y expulsarla en sus manos hasta formar una esfera de agua.

M.D: (Pensando: ¡¡Ahora verán mi gracia, cucarachas!!)

La habilidad más destacable de M.D, más que la de ningún otro shinobi actual en Kirigakure era la de generar enormes cantidades de agua por sí solo, al implementar su Chakra y condensarlo entre sus manos era capaz de dar a luz a algo devastador.

M.D: ¡¡Jiji!!

Vio con orgullo y malicia la enorme bala de cañón que apenas podía sostener con sus manos, para hacernos una idea, más grande que el propio usuario y apuntaba directamente a todo el cuartel.

M.D: ¡¡Tomen esto, Desgraciados!! ¡¡Elemento Agua: Gran furia del océano!!

Y de una feroz expulsión la gran bomba cayo, se hundió e hizo colapsar el edificio de un solo impacto... No llego a destruir todo pero si una buena parte, al menos podría asegurarse de que la oficina del Mizukage quedara hecha pedazos y escombros, además del resto del edificio se inundaría por la enorme bala de cañón hecha de agua.

M.D: (Se arrodilla y sienta en el piso) ¡Dios! Que cansancio...

A.K: Claro que si... Usaste mucho Chakra para hacer esa exageración.

Debía reconocer que, rodear con una barrera el cuartel para que el Mizukage no pudiera escapar, además de impedirle el acceso a demasiados ninjas y así preparar la destrucción de la oficina era algo brillante y rebelde al mismo tiempo, muy típico de M.D.

M.D: Cuando me recupere, nos vamos después de cargarnos unos malditos ninjas... (Se recuesta tratando de respirar).

A.K: Si, si... ¿Mm?

El shinobi miro a su alrededor, notando algo muy extraño...

A.K: ¿Qué demonios?

Se puso alerta al notar una extraña y densa niebla alrededor de ellos, que abarco específicamente esa azotea en el edificio donde estaban parados.

???: Gracias, casos fallidos. Nos han ahorrado la molestia de encontrarlos.

Una voz refinada, pero oscura se asomó sobre la neblina, mientras la silueta de un hombre acompañaba sus palabras hasta el exterior de la niebla.

A.K: Parece que aún sigue con vida... Mizukage-sama...

En efecto, con una sonrisa y vestido del atuendo clásico de los Kages en color azul estaba el Mizukage, Mizuro. Mizuro: Me alegra ver que decidieran revelarse, aun sabiendo que las probabilidades de que me escondiera en mi oficina eran algo escasas, ¿no?

A.K: Mmn...

Mizuro: Bueno... No hace falta aplazar esto más. (Chasquea los dedos)

Y en un momento, más siluetas de ninjas se asomaron, eran muchas y los rodeaban perfectamente listos para atacar.

Mizuro: (Les sonríe un poco) ... Mátenlos...

Capítulo V: "Akai y Midori"Editar

Una repentina lluvia de kunais fue disparada a discreción en todos los ángulos posibles sobre los chicos, más Akai se puso en posición listo para interceptarlos.

A.K: (Junta sus manos) Campo de batalla: Escudo primario.

De nuevo una barrera se formó alrededor de A.K, protegiendo a M.D también del disparo de armas que no logro atravesar su barrera.

Mizuro: Mmnh, muy bien A.K-18... Ya veo por qué eras “el gran orgullo” de ese profesor chiflado.

M.D: G-Grhn… ¡Tu...!

Mizuro tomo nota y observo a M.D que se encontraba detrás de A.K, muy exhausto para hablar pero aun así nada podía detener su gran boca.

M.D: ¿Por qué nos traicionaste...? ¡Después de todas esas estúpidas misiones por que...!

Mizuro: (Se inclina de hombros y suspira) Ay... Hijo, si tuviera que darte explicaciones de cada acto que hago estaríamos toda la noche... Pero si te diré, que es importante borrar todo lo relacionado a la investigación de ese maniaco profesor.

A.K: ¿Eh? ¿A qué te refieres?

Una sonrisa aún más siniestra se implementó en los labios del Mizukage, dando una atenta explicación de cómo las investigaciones del Profesor, iban transcurriendo los años empezaban a ser percibidas por espías de otras aldeas, por lo que si estos no irían a buscarlos y causar un gran lio en la aldea, ellos debían intervenir de alguna forma. Además Mizuro explico lo mal que se vería su reputación como Kage ante las otras aldeas si se sabía sobre su inca pie en esa horrible experimentación inhumana, por lo que planeo algo descabellado y malicioso.

Mizuro: Bueno... Fue bastante simple, consto en organizar a los ANBU para asesinar a todos esas pulgas nombrados científicos y destruir cualquier rastro importante de su investigación... Oh, pero no podíamos dejar que nadie se enterara de que fue por orden mía el asesinato, necesitábamos pruebas de que había sido una traición ajena a mi persona... Y bueno, ustedes ya vivieron el resto. Con una sonrisa que podría dársela a un niño, Mizuro comento todo esto a los ahora molestos y desconfiados M.D y A.K.

M.D: ¡¡ERES UN…!!!

A.K: Espera... M.D...

Trato de respirar para mantener la calma, si contra quien luchaban era el Mizukage debían estar atentos. Mizuro bostezo un poco, mientras apuntaba se desvanecía en la niebla y su suspiro hacía eco en la niebla que se inculco sobre ellos.

A.K: (Pensando: ¿Eh? ¿Dónde está?)

El intento encontrar a Mizuro dentro de la niebla, con una simple mirada debería poder ver su red de Chakra dentro de la neblina, pero extrañamente le era imposible reconocerlo... La voz del Mizukage se hizo eco de nuevo dentro de la niebla.

Mizuro: ¿El escudo primario? Que aburrido, y frágil...

Inesperadamente para A.K su barrera se disipo al instante, viendo como una espada estaba por asestarle una estocada velozmente disparo un fuerte chorro de agua a presión que hizo desvanecer la espada.

A.K: ¡¿Cómo es…?!

La risa de Mizuro se escuchó en todo el lugar, así como su indicación de ejecutarlos por lo que una nueva lluvia de kunais se realizó, por fortuna A.K pudo hacer uso de su Sharingan y hacer pedazos todo lo que le lanzaran con su potente disparo de agua muy preciso, haciendo ineficaz cualquier ataque contra él.

M.D: M-Mn… A.K… (Empieza a levantarse)

A.K: Espera M.D, aun estas muy débil para hacer algo.

M.D: ¡Cierra la boca...! (Junta sus manos) Sabes que no me gusta hacerme el inútil.

Hizo una simple posición de manos, y en un momento tomo a su compañero del hombro.

M.D: Parece... Que solo uno de los dos llegara a descubrir su objetivo...

Él le sonrió, viendo como la lluvia de kunais volvía a ejecutarse se formó una barrera pequeña que formo una cúpula tan frágil como el cristal, esta vez formada por el propio M.D. Su amigo muy confundido tan visiblemente, observo como de un puñetazo M.D hizo añicos el techo donde estaban parados para formar una abertura, es decir un escape.

M.D: ¡Vamos salta piedra!

De un empujón A.K cayo a la habitación abajo del techo, muy confundido por lo que hacía M.D, este se le rio burlón por su tonta expresión y le dijo eufórico.

M.D: ¡¡JAJAJA!! ¡¡TODOS ESTOS SON SOLO MIOS!! ¡SOLO ESPERAME LEJOS DE AQUÍ HASTA QUE TERMINE DE ABRIR LA CARNICERIA!! ¡¡¡BUAJAJA!!!

Grito destruyendo el mismo la barrera para arremeter de un salto y desaparecer de la vista de A.K, que bajando la cabeza... No veía otra opción que acceder a lo que le pidió su amigo y correr... Correr lo más lejos que pudo de ese edificio, y de toda la aldea...

Solo después de alejarse lo más sigiloso que pudo del edificio, noto la gran explosión proveniente de la azotea, tal escandalo solo podía provenir de una persona que conocía bien... Viendo como esa tétrica niebla se desvanecía... Y A.K solo podía dar la huida, contemplando su Escudo Piscis desaparecer escapo de la aldea... Al mismo tiempo que nubes de tormenta aparecían...

...

A.K: Mmmn...

Sentado debajo de un árbol, un desconcertado A.K miraba su banda con la insignia de la aldea que lo traiciono, a él y a su único amigo en la vida...

A.K: (Levanta la vista al cielo) ¿Qué debo hacer...?

Suspiro resignado, viendo otra vez su banda pensó... Más atentamente en las últimas palabras dadas por M.D...

A.K: Buscar mi objetivo... Si...

Tomo un kunai, para dar un corto horizontal en el símbolo de Kirigakure... Ya había tomado su decisión, una de las primeras que tomo luego de ser libre de todas las ataduras que le había implicado la aldea.

A.K: Debo... Buscar mis propias metas, mis deseos y cumplir mis sueños... Pero… Mientras tanto...

Retomo en su memoria una antigua charla que tuvo con M.D mientras los dos estaban descansando en su cuarto en el laboratorio. El loquito de su compañero le hablaba sobre sus "sueños" las cosas que por más que deseara con todas sus fuerzas jamás lograría cumplir, ya que veía al destino como algo definitorio, por lo que creía que su destino era vivir en ese antro hasta que muriera en una misión suicida...

Pero aun así tenia sueños que no le importaba imaginar, tales como formar una familia, quizás tener hijos... Comer pastel de manzana hecho por su "hermosa y virtuosa esposa"... Darle fin a la aldea destruyendo cada centímetro de esta y rehacerla dando así un nuevo comienzo a un reinado de paz y prosperidad lejos de la corrupción, no sin antes haber hecho una fiesta con la sangre de todos los tiránicos habitantes después de la carnicería que tenía pensado realizar como "último acto velico".

A.K: M.D... Cumpliré tus deseos... Es lo menos que puedo hacer para pagarte le favor, de salvarme la vida...

El shinobi renegado de su aldea miro el cielo nublado, contemplando el caer de las gotas que comenzaban a caer...

A.K: Midori... ¿No?

Uno de los "anhelos" comentados por M.D era tener un nombre de verdad, no un par de letras como arma usada, y lo mejor que se le ocurría era "Midori" al verlo como un nombre apropiado. Mientras A.K también había pensado un nombre similar... Más su imaginación no era muy extensa solo se le ocurrió un nombre, que no dudo en pronunciar mientras las gotas surcaban su ojo... Su Sharingan que comenzaba a mutar viendo el cielo tormentoso, que solo causaba tensión en su corazón...

A.K: Me llamo Akai, por una prospera muerte roja...
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.