FANDOM


Sendas Cruzadas
Yuusei vs Nensho

(交差路, Kōsa-ji)

Información
Personajes
Nenshō Hoshi
Yūsei Yozora
Sendas Cruzadas (交差路, Kōsa-ji) es un OVA que relata el encuentro entre Nenshō Hoshi y Yūsei Yozora y la batalla entre ambos.

Destino ~YūseiEditar

En lo profundo de un lugar desolado y completamente cubierto de arena, el sol desde lo alto iluminaba aquel peculiar lugar de elevadas temperaturas. Parecían ser las enormes tierras del desierto, ubicadas en el País del Viento. Allí se encontraban dos personas: uno de ellos tenía el cabello azulado y la piel muy pálida, llevaba vestido un uniforme de Kiri así como también una banda de la aldea. Esta persona parecía estar persiguiendo a la otra, que se trataba de solo un civil de una aldea aledaña a Sunagakure.

De repente, el joven peliazul pareció impacientarse demasiado, lo que le llevó a atacar con dos espadas a la segunda persona, quien no pudo hacer nada para defenderse. Esta acción por parte del primer mencionado, llevó a una tercera presencia que seguía el paso y que miraba de reojo lo que sucedía; esta persona era un shinobi que portaba una extraña máscara blanca que cubría su rostro, se trataba del criminal Yūsei Yozora, mayormente conocido como Cara Blanca.

Yūsei: Vaya que te has ensañado con este, Ryo... Mira que por estos “trabajos” que me convenciste a realizar nos estamos retrasando en la búsqueda de otros objetivos más importantes… Y en el peor de los casos, a causa de lo que acabas de hacer, cobraremos menos de la mitad del monto inicial fijado. -se dirigía hacia un Ryo que acababa de sacar su espada de dentro del pecho de su presa.

Ryo: Lo sé perfectamente, cara blanca… Pero es que este tipo de personas me saca de mis cabales… Me desesperan. -y agita su espada con intenciones de quitar parte de la sangre que quedó derramada en la hoja de su espada-. Aún así, evité darle en sus órganos vitales.

Yūsei: Como sea, levántalo y retirémonos pronto de aquí. Quiero evitar estar por mucho tiempo por estas zonas.. -decía mientras prepara una invocación- Y fijate que no se desangre.

Ryo: Entendido. -y envaina lentamente su espada, hasta cubrirla completamente. Inmediatamente se dirige hacia el moribunda persona que se encontraba tirada en medio del suelo arenoso, con una herida el pecho que seguía sangrando por lo que decidió vendar aquella zona para impedir que salga más sangre; una vez concluida esta acción, levantó el cuerpo y se dio la vuelta, para observar a un Yūsei que ya se encontraba encima de lo que resultaba ser un búho de gran tamaño-.

El shinobi peliazul de Kiri con el cuerpo del civil sobre el hombro como si fuese una bolsa, subió al ave gigante, que enseguida se despegó del suelo levantando vuelo, tomando gran altitud. Ya en el aire y a gran velocidad, los dos shinobis se dispusieron a descansar para reponer energías.

Yūsei: Entonces… ¿Hacia dónde se supone que dejaremos este encargo? -preguntaba mientras se quitaba la máscara blanca, develando su rostro-.

Ryo: -revisando entre una bolsa ninja sujeta en su cinturón, un pergamino y se lo entrega a Yūsei, que se dispone inmediatamente a ojear su contenido-. Verás, nuestro contacto acordó realizar el intercambio en un refugio, en Ishigakure.

Yūsei: -terminando de leer el pergamino- Ya veo… Ishigakure… Está a unos kilómetros, llegaremos justo para el anochecer. -y termina de leer el documento, por lo que se dispone a entregárselo nuevamente a su compañero, mientras se recuesta-.

De esta manera, los minutos pasaron mientras aquel búho volaba a gran velocidad hasta llegar al destino que tenían fijado: Ishigakure. Tras llegar a la aldea, Ryo indicó al ave donde debía aterrizar. Se trataba de un pequeño grupo acampado cerca de un acantilado característico de la aldea. Al bajarse mientras la invocación desaparecía, los dos shinobis, Yūsei y Ryo, este último cargando al hombre moribundo, fueron recibidos formalmente por dos personas.

Guarda I: Bienvenidos. -y se acerca al peliazul Ryo para tomar posesión del cuerpo que este cargaba-. Permítame.

Guarda II: Por favor, entren a la tienda mayor. Allí se encuentra ‘’Kuma’’-sama, esperando por su llegada con un banquete.

Tanto Yūsei como Ryo, ambos, ingresaron inmediatamente por la apertura de entrada frontal que tenía el la campaña. El interior, estaba un tanto oscuro debido a la obstrucción de la luz de la luna, no obstante las velas colocadas fríamente calculadas, hacían que el lugar se vea iluminado lo suficiente para disfrutar de una cena. En medio, se encontraba una mesa redonda y encima, en el centro, un gustoso pavo, rodeado por otros platillos.

Ambos compañeros, tomaron asiento esperando al anfitrión, que al cabo de unos minutos, hizo acto de presencia ingresando por otra entrada. Tras omitir cualquier palabra, tomó asiento y realizó un gesto invitando a que comenzasen a comer y beber.

Kuma: -tomando un trozo del tan sabroso ‘’plato principal’’- Y bien… Si se encuentran aquí, a punto de cenar exquisitos manjares, sentados en esas sillas, he de suponer que la operación fue más que un éxito… ¿O me estoy equivocando?

Yūsei: Está cometiendo un grave error, si subestima nuestras capacidades… -decía el enmascarado mientras observaba a su compañero disfrutar del banquete, y más fijamente a Kuma-.

Kuma: Pues.. Supongo, tienes razón, Cara Blanca… Después de todo, estoy hablando con alguien que realiza serias operaciones sin que las Grandes Naciones Shinobi pudiese siquiera encontrar rastro.

Yūsei: Aún así, quien hizo casi todo el trabajo a pesar de que fue un tanto fácil, he de admitir, fue mi compañero aquí presente. Si no me retiro de aquí todavía es por el, ya que creo que esto lo tiene ganado.

Kuma: ¿Hablas de irte? Ya entiendo… Creo que en ese caso, debería darte la paga ahora. Pero también tengo unos cuantos negocios que creo pueden interesarte. Son dos personas, fueron incluídas recientemente a los registros y ofrecen buena paga. Aunque yo podría darte el doble de dinero que se ofrece por ellos, veo desinterés en los beneficios que puedes obtener a través de mi.

El enmascarado realiza un gesto, invitando a continuar.

Kuma: Como ya dije, son dos personas, no tienen relación alguna excepto el hecho de que hay buena cantidad de dinero por ellos. Uno de ellos se encuentra cerca de aquí, en Amegakure para ser precisos. Se trata de un cazador, no debería darles muchos problemas. -Y toma de la mesa, una copa de vino-. Es increíble los dinerales que ofrecen por gente como esta…

Yūsei: Y entonces… ¿Qué hay del otro?

Kuma: El otro es diferente, es hábil y según la información que obtuvimos, maneja a la perfección el Elemento Lava, su Kekkei Genkai.

Yūsei: Interesante.. ¿Cuál es su nombre.. Y dónde puedo encontrarlo?

Kuma: Se trata de Nenshō Hoshi. Es un ninja renegado de Kirigakure, por lo que anda vagando por el mundo… No obstante, se encontró un rastro hace un par de días, cerca de Tanigakure. Estoy seguro de que podrás encontrarlo allí...

Yūsei: Con que Tanigakure… -dice y lanza un suspiro a la vez que se levanta de su asiento para acercarse a Kuma-. Bien, pues creo que ya nos vamos. Danos el dinero para irnos lo antes posible.

Kuma: Se marcharán después de todo… -y toma unas servilletas, con las que se limpia las manos-. Está bien… -levanta el brazo derecho y realiza una seña con su mano, por lo que rápidamente entra un guarda por la entrada con un maletín y se posiciona al lado del enmascarado Cara Blanca-. Ahí tienes, ni un centavo más, ni uno menos.

El peliazul Ryo terminó su cena mientras Yūsei contaba el dinero, que tal y como mencionó Kuma, no había ni un centavo más, ni uno menos, era la cantidad exacta. Tras esto, los dos shinobis partieron en medio de la noche. Pasaron horas caminando hasta que salió el sol, y en ese momento decidieron detenerse para descansar, hidratarse y planificar su siguiente movimiento.

Ryo: Entonces.. ¿Qué planeas hacer, Yūsei? -pregunta el shinobi y bebe agua de una cantimplora que llevaba-.

Yūsei: Ahora mismo nos encontramos a unos kilómetros de las fronteras que separan el País de las Aves, con los países del Viento y de la Lluvia. Al llegar allí nos dividiremos.

Ryo: ¿Dividirse? ¿Planeas que nos separemos para buscar a esos dos?

Yūsei: Así es. Verás, durante la noche envié a unos búhos a que registren las zonas que nos indicó ese tal Kuma… Los siguen desde ya un buen rato, por lo que encontrarlos no será problema.

Ryo: Comprendo… Supongo que ya tienes todo planeado.

Yūsei: No te equivocas. Al llegar a la frontera, tu tomaras el camino hacia Amegakure, acompañado de un búho que te indicará en donde se encuentra nuestro primer objetivo. Yo, por mi parte, tomaré el camino hacia Tanigakure, cruzando los desiertos del País del Viento.

Ryo: Pues entonces, ¡A moverse! -y se pone de pie para continuar con el viaje-.

Tal y como indicó el pelinegro, llegaron a la frontera e invocó a dos búhos para que les indicase por donde debían continuar su trayecto. Luego de eso, Ryo partió hacia Amegakure, mientras que Yūsei, encima de una invocación continuó hasta llegar a los valles del País de los Ríos, aquel lugar que le traía nostalgia por aquellos últimos momentos que pasó con sus ya fallecidos compañeros.

Sin perder la noción del porque se encontraba en aquel lugar, el Yozora continuó y continuó hasta dar finalmente con quien buscaba: recorriendo una zona que había explorado anteriormente, corriendo por entre los árboles, el enmascarado sintió un chakra peculiar, por lo que no dudó y se ocultó entre aquellos árboles frondosos para observar de quién se trataba sin que esa persona lo viese a él. Para su sorpresa, era él. Nenshō Hoshi.

Yūsei: (Finalmente…) -y se quita el guante derecho, dejando ver como su mano se tornaba de un color rojizo y un chakra extraño comenzaba a fluir que se tornaba completamente invisible mientras cubría el suelo que pisaba Nenshō; Finalmente, Yūsei acabaría con la espera y realiza un movimiento de manos con el que, a través de magnetismo, mueve un bloque de tierra, lanzandolo a su oponente-.

El ninja renegado de Kiri no hizo más que esquivar ágilmente el ataque mientras se preguntaba quién ocasionó tan repentino suceso. Una vez estabilizado Nenshō, el enmascarado se dejó ver, saliendo de su escondite y colocándose al frente de Nenshō.

Yūsei: Estoy aquí con una misión… Capturarte, Nenshō Hoshi…

Nenshō: ¿Capturarme? ¿Realmente piensas hacer eso? Está bien, pero dejame preguntar tan solo dos cosas… ¿Quién eres?... y, ¿Tienes quién busque tu cadáver… o tuviste la valentía de venir solo?

Destino ~NenshōEditar

Nenshō se dispuso a salir de la cantina en la que estaba, a medida que se alejaba del pueblo para llegar a aquella aldea oculta entre los bosques, Tanigakure, comenzaba a sentir una presencia, si bien no era un presencia notable, podía sentir algo moviéndose entre los árboles, para ser un ninja no era muy silencioso, cómo era de esperarse, se impacientó y quiso que su perseguidor apareciera para poder librarse de él de una vez por todas. Se quedó quieto y con su Jutsu hizo explotar ciertos lugares a su alrededor, pronto el fuego se expandió rápidamente y el ninja que lo perseguía se mostró rápidamente, llevaba una bandana de Konoha, el pelo corto y completamente negro y una tez morena.


Nenshō: ¿Quién eres tú? ¿Por qué me sigues? ¿No ves que estoy ocupado caminando?

Shinobi: Vengo a llevarte para cobrar tu recompensa.

Nenshō: ¿En serio? ¿Tanto necesitas el dinero? Vamos, no me podrás llevar, escucha… ¿Tienes familia? ¿A caso quieres que nunca encuentren tu cadáver? Lo digo en serio, no quiero poner triste a una familia entera, no me imagino, dime ¿Quieres que tus hermanos se pongan tristes? O no sé, no conozco a tu familia, si quieres dime y puedo ir a visitarlos, podríamos tomar café juntos, vamos, no necesitas capturarme...

Shinobi: (Interrumpiéndolo) ¡Maldito! No hables de mi familia como si me conocieras, te derrotaré, ya verás.

Nenshō: Muéstramelo, yo solo lo digo, no saldrás vivo de esta, sólo déjame y ya, ya vamos, soy un criminal buscado, un ninja de cuarta como tú no me podrá capturar tan fácilmente, lo digo en serio, no quiero hacerte daño, hasta pareces buen chico, mejor vete ¿Sí? Digamos que no te voy a hacer nada, me caes bien ¿Sabes? Si, solo eres un tanto inocente, mejor vete, tendrás una buena vida, lo veo venir. Ya, me voy, hasta luego.

El Shinobi de Konoha cansado de tanto palabrerío, e irritado por lo que había dicho Nenshō, arremetió contra éste e intentó cortarlo con su Kunai varias veces, todas fueron esquivadas, Nenshō se mostraba tranquilo y sereno, no estaba de humor como para pelear, últimamente muchos cazarecompensas aparecían para intentar capturarlo, cosa que lo molestaba ya que según él no era tan malo después de todo.


Nenshō: Ya en serio, no podrás ni hacerme un rasguño, vete antes de que mi paciencia se acabe, no quieres verme enojado, como ya te dije, eres un buen chico, puedes irte tranquilo a tu casa, no te haré nada, ya sabes, no me molestas y yo te dejó libre, vamos, es una buena oferta.

Seguido de esto el Shinobi se enfureció aún más y sacó una Tantō, comenzó a atacar más rápidamente y con mayor intensidad, cada golpe iba a matar, pero, como era de esperarse Nenshō esquivaba cada uno de ellos, los ataques del Ninja no eran más que una molestia para él y ya se estaba cansando de esto, era insoportable, deseaba mucho una buena pelea como mucho pedir, o al menos, que lo dejaran de buscar de una buena vez.


Nenshō: Ya me estoy cansando, mira te lo repito por no cuanta vez, ya déjame solo, vete, ya sabes, vuelve a Konoha, con tus amigos Shinobis, y tu familia, supongo. Lo digo en serio, mi próximo ataque será a matar, ¿Ves mi brazo? Bueno, puede partirte la mano sin siquiera golpearte, sí, es muy interesante de hecho tiene una cuchilla retráctil, además está hecho de un material muy difícil de romper, sí, es bastante duro y resistente.

Shinobi: Ya cállate de una vez, ¿Crees que esto es gracioso? En serio, estoy intentando matarte, no es motivo para reírse, tómatelo en serio, además ¿Por qué no atacas? Es una pelea de verdad, deja esa charlatanería, no intentes evitar la lucha.

Nenshō se calló y cambió su actitud, miró al Ninja enemigo con una mirada penetrante y acto seguido se dispuso a acercarse lentamente a él, una vez estando a unos 50 cm extendió su brazo y colocó su puño apuntando hacia la cabeza de aquel cazarecompensas.


Nenshō: Me hiciste enojar, te estuve diciendo que te fueras, no tengo intenciones de hacerte daño, pero ya es tarde, podrán parecer estupideces pero no tenía una razón para matarte, lo diré una vez más, vete de aquí y déjame tranquilo, es un ultimátum.

Una vez dicho esto, el Shinobi, intimidado por Nenshō y paralizado de terror soltó el kunai que llevaba en la mano y dio un pasó errado hacia adelante, se tropezó a los pies de Nenshō, el cual lo seguía con la mirada e intentó sacar otro kunai, pero ya era tarde, Nenshō se había enfadado, desenvainó su Tantō y cortó una de las manos de su contrincante rápidamente, una vez viendo la cara de dolor que puso éste, procedió a envainar la Tantō.


Nenshō: Repito por última vez, tienes una mano menos, eso demuestra mis habilidades, déjame sólo, no seas testarudo, no dudaré en matarte, vete, es una herida que puedes curar, vete de una vez y déjame tranquilo.

El Shinobi pareció no escucharlo e intentó sacar otro kunai, Nenshō que estaba a unos metros de él, sacó una de sus Cuerdas de Alambre y con un esbelto movimiento inmovilizó al ninja, el cual no podía moverse, acto seguido, ejecutó su Jutsu: Elemento Fuego: Explosión Continua asesinando así a su contrincante y carbonizando su cuerpo. Luego de esto, Nenshō un tanto apenado por asesinar a alguien inocente y probablemente con familia, siguió su camino rápidamente, tal vez correr un poco le haría olvidar sus problemas, y así fue, hasta que se paró a descansar a las afueras de Tanigakure, su destino final, últimamente se pasaba mucho tiempo en Tanigakure, era un lugar apacible y relativamente agradable, era un buen lugar para pasar tiempo. Ya allí, Nenshō se detuvo a descansar a la sobra de un árbol, era bastante relajante, un lugar lejos de las preocupaciones y las molestias de las demás personas, un lugar perfecto, donde Nenshō perdía su intranquilidad y su impaciencia. De repente, sobresaltando el silencio, un pedazo de tierra se dirigió rápidamente hacia Nenshō, quién si bien lo esquivó, quedó sorprendido por esto, miró hacia todos los lados, una vez re-ubicado, escuchó algo en unas ramas aledañas a su posición, precisamente de allí salió otro Shinobi, usando una máscara blanca con un solo agujero, por el cuál podía verse fácilmente su ojo.

???: Estoy aquí con una misión… Capturarte, Nenshō Hoshi…

Nenshō ya estaba harto, éste parecía lo suficientemente poderoso como para hacerle frente y dar batalla, en buena hora, porque las intenciones del Renegado de Kirigakure eran las de asesinarlo.

Nenshō: ¿Capturarme? ¿Realmente piensas hacer eso? Está bien, pero déjame preguntar tan solo dos cosas… ¿Quién eres?... y, ¿Tienes quién busque tu cadáver… o tuviste la valentía de venir solo?

ConfrontaciónEditar

Allí se encontraban, Yuusei Yozora y Nenshō Hoshi, frente a frente...

Yūsei: Estoy aquí con una misión… Capturarte, Nenshō Hoshi…

Nenshō: ¿Capturarme? ¿Realmente piensas hacer eso? Está bien, pero déjame preguntar tan solo dos cosas… ¿Quién eres?... y, ¿Tienes quién busque tu cadáver… o tuviste la valentía de venir solo?

El shinobi de Kiri, en un abrir y cerrar de ojos avanzó hasta detrás del enmascarado Yuusei sin que este se diese cuenta, y activó su jutsu Elemento Lava: Disparos Ígneos, apuntando directamente a la cabeza de su enemigo, quien al darse cuenta, se asombró de la velocidad con la que su oponente actuó, pero aún así reaccionó a tan veloz ataque, realizando un ágil movimiento de cuerpo, inclinándose hacia un extremo esquivando el jutsu.

Yūsei: (Tsk.. realmente me va a dar problemas. Por lo que veo, es bueno con la naturaleza Lava...)

Nenshō no perdió tiempo ya que continuó disparando aún más proyectiles, obligando a Yuusei a que realice un muro de agua para protegerse de los nuevos ataques. Una vez superado esto, el enmascarado decidió contraatacar, por lo que deshizo la barrera de agua para utilizar un jutsu ofensivo. El pelinegro Nenshō, reaccionó ante esto y sin tiempo a que su oponente haga su movimiento, sacó su Bō y se lanzó al ataque. Le asestó un golpe de con su arma, pero este no era su objetivo, ya que mientras el Bō se acercaba al enmascarado, de su mano izquierda comenzó a brotar lava que pronto cubriría al Bō por completo.

Yūsei: Te mueves rápido… -dijo y en un nuevo acto de reflejos, esquivó el ataque de Nenshō, y no solo eso, sino que a su vez tomó impulso y le golpeó con su puño, que aún seguía rodeado de chakra rojizo, en el pecho haciendo que su enemigo retrocediera-.

Nenshō: ¿Pensaste que no te daría pelea? Por favor, ¿Quién te crees que soy? ¿Uno de esos amigos tuyos a los cuales los tocas y se mueren desangrados? No me compares con esas ratas que no dañan ni a una mosca, soy bastante poderoso, claro, no me gusta presumir de esto, pero digamos que no muero tan fácil, actualmente hubieron varias personas que me quisieron matar ¿Sabes? Y aquí me ves, sigo vivo, con este brazo -señala a su brazo derecho- pero te acostumbras a ello, es más, me hizo más poderoso, realmente le agradezco a ese tipo, ¿Y tú? ¿Por qué escondes tu cara bajo esa máscara? ¿Eres feo o tienes alguna marca fea? Vamos, ¿Ese es el único ojo que tienes? -extiende su brazo derecho y con su dedo índice apunta a la máscara de su oponente-. Bueno, si no tienes una marca fea o si tienes ambos ojos, yo puedo dejarte unas marcas bien feas, sacarte el ojo... O incluso quitarte la vida, ya sabes lo que dicen de mí, si es que has escuchado algo claro, o estoy muy tranquilo o me enojo y los mato, es simple, a los que parecen buenos chicos y me fastidian aunque sean un poco, los mato, a los que parecen malos los mato también ¿Por qué? Pues porque se me da la gana, y a veces cobran por sus cuerpos así que me sirve de doble beneficio, por lo que veo tu también eres de esos, de seguro que tienes una recompensa por tu cabeza también ¿O me equivoco?

Yūsei: ¿Uhm? Realmente haces y dices cosas locas, chico... ¿Qué si tengo una recompensa por mi cabeza? No lo sé... Posiblemente, por ciertas cosas que hice, pero no me interesa. Solo me interesa el dinero que puedo ganar por la recompensa de otros idiotas... Como tú... -y de su bolsa saca un pergamino. Prosigue por colocarlo en el suelo, y abrirlo. A continuación, hace un sello de manos haciendo aparecer un Bo-. Por todo lo demás, te diré que no tengo porqué darte explicaciones...

Nenshō: ¿Cosas locas? -Mientras se ríe- ¿Qué tan locas pueden ser si me acabas de confirmar que eres un criminal? Verás, puedo hacer que mis contrincantes se descuiden y me digan cosas de ellos, ya en serio, no estoy presumiendo, fácilmente podría matarte y quedarme con la recompensa que hay por tu cabeza.

Yūsei: ¿Puedes hacer que tus contrincantes te digan cosas sobre ellos? Já. Hablas mucho, y puedo ver que de esa forma desesperante de expresarse puede hacer que los demás pierdan la cabeza, pero, eso también puede costarte la vida.

Nenshō: ¿Quieres intentar? Tal vez puedas hacerme un daño significante, o tal vez, pierdas la cabeza tal como dices, pero de una forma más literal, con mucha sangre y esas cosas que usualmente hay en una batalla.

Yūsei: Intentemos entonces… Quiero ver hasta qué punto logras seguirme. Según me han dicho, eres hábil con la lava y el fuego.

Nenshō: ¿Qué soy hábil con Lava y con Fuego? Pues digamos que me agradan -mientras abre la palma de su mano derecha y comienza a generar una bola de fuego sobre ella- He aquí uno de mis jutsus ¡Elemento Fuego: Fuego Solar! -Nenshō dispara la pequeña bola de fuego y la dirige directamente a uno de los brazos de Yuusei-

Yūsei: ¿Un jutsu de fuego? ...Pero ni me dist- y se interrumpe al ver que la manga de su atuendo estaba siendo quemada, por lo que con su otra mano, rasga dicha parte de su capa. Una vez realizada la acción, el enmascarado se da la vuelta al ver que los árboles que se encontraban detrás estaban siendo quemados también-. Resulta que no tenías tan mala puntería…

Nenshō: Por favor, ¿En serio piensas que sólo se hablar? Pues digamos que eso lo sé hacer bien, pero sé pelear, puedo dejarte inconsciente con un solo golpe bien dado, y no, repito, no estoy presumiendo es lo que en verdad puedo hacer, y si estás de acuerdo te mostraré mis habilidades, sólo no huyas tan rápido.

Yūsei: Con solo un golpe bien dado… Ya veo, dices tener tal fuerza, pero hasta que no me lo demuestres, no podré saber si es cierto o no. -y toma su Bō con fuerza y se lanza al ataque sin pensarselo dos veces, mientras en su cuerpo, aquel chakra rojizo se expandía hasta cubrir su brazo completo-. A ver si aguantas… ¡Esto! -y de un parpadeo se coloca en frente de Nenshō, toma impulso y rápidamente trata de asestar un golpe. No obstante, Nenshō, se movió rápidamente y con el puño de su brazo metálico bloqueó el ataque-. ¡Aún no! -y con su Bō, le da un golpe que hace retroceder a Nenshō, lo que da tiempo a Yuusei a preparar su jutsu-. ¡Elemento Agua: Jutsu Misil Dragón de Agua! -y libera agua que toma forma de dragón-.

Nensho: ¿Ese jutsu? Pero si no hay una mínima gota de agua cerca, ¡TONTO! El que presume aquí eres tú, ya lo veo, nunca podrás ejecutar ese jutsu, morirás pronto si sigues así, no me subestimes- Yuusei forma el jutsu sin nada de agua, el que se bien no es muy potente, hace que Nenshō tenga que liberar fuego para detenerlo- ¿C-cómo? Creaste agua de la nada.. ¿Cómo es eso posible?

Yūsei: El Elemento Agua es mi naturaleza afín… No lo olvides. Usa esa información para elaborar una estrategia… Si es que puedes…

Nensho: Vaya vaya, que interesante que se pone esto, tal vez no te mate tan rápido como te haya dicho, y ¿Sabes? elaborar estrategias sobre la marcha es mi especialidad, ya verás, usando un poco de esto -se señala a su cabeza- uno puede llegar lejos sin necesidad de hacer muchos jutsus y utilizar muchas armas, ya verás, espera a que comience a fabricarlos- Seguido de esto, Nenshō sacó su Tantō y, con una velocidad de manos impresionantes, la ató con sus cuerdas de alambre, al ser tan finas las cuerdas y al hacerlo tan rápido, Yūsei no notó esto, además, el miembro del casi extinto clan Hoshi lanzó una bomba de humo que cubrió toda la zona, aprovechando la momentánea ceguera, Nenshō cruzó el alambre por varios de los árboles, hasta formar una estrella de seis puntas, rodeando al Yozora de cuerdas de alambre, además de formar un círculo en el piso con su pie, terminando por apuntar el Tanto hacia la cara de Yūsei.

Yūsei: ¡Ngh! ¡M-Mierda! -y logra recuperar la vista, tan solo para ver como Nenshō se aproximaba rápidamente, por lo que transformó su Bō en espada y bloqueó el ataque-. Eso no será suficiente… ¿Acaso eso es todo lo que puedes hacer? -y su espada se ve cubierta por chakra de Elemento Rayo, con lo que al aplicar fuerza, logra romper parte del Tantō de Nenshō-

Nensho: ¿Qué haces? ¿Realmente piensas que esa era la finalidad del Tanto? Por favor, un Tanto no mataría ni a un simple Gennin, la finalidad del tanto era esta- Seguido de esto, Nenshō chasqueó los dedos esparciendo fuego por parte de los alambres, con lo que toda el área recorrida por los alambres se encendió rápidamente, rodeando completamente a Yūsei por un pequeño círculo de fuego- ¡Espera! Antes de que me digas que esto no funcionará, debo advertirte algo, y es que no, no podrás hacer ningún jutsu de agua, porque… -y usa su jutsu para quemar todo lo que estuviera dentro del círculo, y por ende, a Yūsei- Ya estás muerto. -y se da la vuelta para marcharse cuando ve un pilar de tierra que se había levantado alto. Se trataba del enmascarado Yūsei, quien usó su Bō, para manipular la naturaleza de tierra y de esta forma levantar el ya mencionado pilar-.

Yūsei: No creas… -y transforma su Bō en espada, y desde lo alto salta-. ¡Que esto ya terminó!

Nensho: -observa como desciende el enmascarado-. No te creas… -y salta alto, para encontrarse en el medio a su oponente, dándose ambos un cabezazo fuerte que hasta provocó que la máscara de Yuusei se agrietase-. ¡Esto recién comienza!


ClímaxEditar

Tras aquel choque aéreo, ambos ninjas cayeron hacia la superficie nuevamente y tomaron distancias uno del otro. Nenshō advirtió las habilidades de su enemigo las cuales eran amplias, por lo que decidió ir en serio en el siguiente choque, tomando unos cuantos sellos explosivos y guardarlos en su manga, para poder tenerlos más al alcance de su mano, además recogió unos cuantos shuriken y kunais, finalmente estaba listo para atacar. Por su parte, el enmascarado preparó su espada para el asalto prontamente.

Nenshō recordó todas las habilidades que su enemigo había mostrado- Tiene una espada, que al parecer se puede transformar en un Bō, también, su naturaleza afín es el agua, cómo me dijo, y veo que puede utilizar el elemento tierra sin ningún problema- pensó el joven Hoshi- por lo visto no sé lo suficiente de él como para poder elaborar una estrategia casi sin errores, mientras tanto debería bastarme con intentar aprender algo más de él, debería alcanzar con esta cantidad de Shurikens y Kunais, podría intentar utilizarlos para moverlo e intentar que me ataque- Acto seguido Nenshō lanzó rápidamente uno de sus kunais en los que había atado los sellos explosivos; lanzó dos y se clavaron en un árbol justo detrás de Yūsei a lo que el ninja de Kirigakure ordenó que explotaran…

Yūsei: ¿Kunais con sellos explosivos…? ¿Qué demonios está intentando? -pensó- ¿Realmente piensas hacer tiempo? -dijo y le dio un golpe al suelo con su espada, con lo que unos bloques de tierra se levantaron detrás, cubriendo al pelinegro de la explosión-

Tras esto, el enmascarado comenzó su contraataque intentando dar unos cortes con su espada, no obstante, estos eran bloqueados por el Hoshi mientras observaba atentamente los movimientos que realizaba su contrincante. El Yozora se percató de la forma en la que observaba atentamente Nenshō, por lo que decidió distraerlo, lanzando unos kunai a ambos lados para magnetizar esos trozos de tierra y utilizarlos para atacar con ellos.

Nenshō siguió pensando en que podía hacer- Así que intenta golpearme con esos pedazos de roca, ¿O tal vez lo utiliza como una distracción? No lo sé, me ha revelado muy poco y no pude hacerlo hablar mucho que digamos, realmente será un enemigo formidable, que molestia será tener que matarlo- De repente, el puño del enmascarado emergió como si de un rayo se tratase, sorprendiendo completamente a Nenshō y golpeándolo en el mentón, al parecer los trozos de roca eran una distracción, pero rápidamente estos chocaron contra el Hoshi, rompiéndose al impacto y dejando un tanto herido al ninja renegado.

Con el shinobi tirado en el suelo, Yūsei no paró, mas decidió golpear con mayor intensidad y cubrió sus puños con chakra de naturaleza de rayo para electrificar a Nenshō . Estando listo se lanzó velozmente y justo cuando iba a golpearlo, el Hoshi se movió hacia la derecha esquivando el golpe, por lo que Yūsei golpeó el suelo, quedando atorado. Nenshō aprovechó esto y le dio un cabezazo que lo hizo retroceder varios pasos y a su vez, le hizo perder parte izquierda de la máscara, dejando ver su ojo izquierdo.

Nenshō: -poniéndose de pie, mientras se quita sangre de su boca con una mano- Bueno, parece que tenías ambos ojos, y por lo visto ninguna cicatriz de esas feas que tienen muchos de los ninjas a los que llaman “poderosos” o “temibles” la verdad es que me parece una tontería, no necesariamente para ser poderoso hay que ser feo o tener esas cicatrices raras, sí, es verdad, la gente es muy estúpida a veces, tuve amigos que murieron por ser estúpidos, mi propio maestro se entrometió en mi venganza contra unos tipos cuya historia no querrás oír y lo maté sin querer, ya sabes, los actos de valentía pueden ser confundidos con los actos influenciados con la estupidez, Y tú, ¿Perdiste a alguien importante por su manera de actuar estúpida? Yo creo que sí, ya sabes, la mayoría de personas como nosotros conoce mucha gente de la buena y de la mala, por tu mirada parece que sí que perdiste a alguien, debieron de ser estúpidos, bueno, ya sabes, gajes del oficio- Inmediatamente después de esto, Nenshō aprovechó la cercanía y atacó lanzando un shuriken al brazo desprotegido de Yūsei, además de propinarle un golpe en el estómago con su brazo metálico, además, se alejó rápidamente del shinobi y ejecutó su jutsu y dirigió cuatro de las columnas hacia Yūsei, una por el frente, dos por los costados, y una, más rápida por detrás, ésta última obligó a Yūsei a saltar hacia arriba, pero lo que éste no esperaba es que las cuatro se unieran para seguir persiguiendo a Yūsei...

Yūsei: ¡Demonios! -y utiliza su mano izquierda para realizar unos movimientos que hacen que a través de ondas magnéticas, la lava se detenga en cierto punto. Seguidamente, utiliza su espada, la cual tenía sostenida con su otra mano, y con ella lanza gran cantidad de agua, haciendo que la lava merme-.

El ataque no acabo, pues Nenshō usó el Elemento Fuego: Jutsu Llamas del Fénix, lanzando múltiples bolas de fuego que se dirigieron al Yozora hasta que al poco tiempo lo rodearon completamente. No obstante, Yūsei creó una nueva onda de magnetismo que usó como muro protector para impedir que las bolas lo quemasen. Realizada la acción, Yūsei terminó por caer nuevamente al suelo donde comenzó a concentrar una gran cantidad de chakra que en unos instantes se tornó de color rojizo al igual que algunas partes de su piel; luego, aquel chakra se volvería completamente visible y comenzaría a tomar la forma sólida de cientos de agujas senbon que lanzaría a su oponente.

Nenshō rápidamente preparó su brazo derecho para detener algunos de los senbon, pero esto no le era suficiente por lo que invocó su otra tantō, si bien desviaba y bloqueaba la mayoría, algunas quedaban atascadas en el brazo y otras, fuera del alcance de la velocidad de Nenshō se clavaban en él, una vez que dejaron de venir, clavó su tantō en el suelo y se dispuso a quitarse todas las agujas de su cuerpo, si bien no eran más de unas 10 o 15, causaban dolor en él, luego de esto, rápidamente quitó las de su brazo, al hacerlo, sintió punzadas en los lugares donde se habían clavado las demás, recogió su tantō del suelo y miró fijamente a Yūsei, comenzó a correr una fuerte brisa en los alrededores, si bien no llegaba muy lejos era lo suficientemente grande como para envolver a Yūsei y a Nenshō en el mismo sitio- Ya no podrás salir de aquí, mi querido captor, Elemento Viento: Tornado Explosivo- en ese instante todo a los alrededores se incendió, ya que Nenshō había utilizado un poco de chakra de fuego para encender todo el aire generado por su jutsu- Veamos qué tanto puedes esquivar dentro de un área pequeña- A continuación de lo dicho, Nenshō corrió rápidamente hacia Yūsei con su tantō y rasgó varias partes de la ropa de éste, lo que le causó varios cortes no muy profundos, además golpeó no muy fuerte en el estómago a su persecutor y desplegó la cuchilla en el dorsal de su brazo, estaba listo para acabar con la pelea…

Yūsei: ¡Ngh! -trata de reponerse- ...E-Espacios pequeños. Buena estrategia, resulta que no solo hablabas… Veo que tienes un buen arsenal, pero… -con una mano se quitó la máscara, o bueno, lo que quedaba de ella, mostrando así su rostro completamente- Dejame decirte, que no te saldrá bien este u otro plan, pues todavía no conoces cual es mi límite… -con ambas manos hace un sello de manos, con lo que su chakra comienza a acumularse. A los pocos segundos, su cuerpo comenzó a tornarse completamente de rojo y un chakra del mismo color se juntó alrededor de el hasta formar un aura-. No te preocupes… No te dolerá.

Y tras decir aquellas palabras, extendió ambos brazos, y de sus manos se formaron un par de esferas rojas de chakra, las cuales se posicionaron rápidamente al lado del ninja de Kiri. Este, al ver el tamaño diminuto de dichas esferas, se dispuso a cortarlas con la cuchilla de su brazo metálico. Sin embargo, esto solo hizo que el efecto del jutsu se adelantará debido a que al intentar realizar la acción, una fuerte onda repulsora salió del orbe, mandando a volar en vertical al Hoshi. Sucedido, el Yozora saltó lo más alto que pudo hasta alcanzar a Nenshō, y una vez allí le pateó fuertemente enviándolo lejos del fuego.

Nenshō se sorprendió porque su enemigo pudiera hacer tal cosa, se incorporó rápidamente y observó que el fuego creado había desaparecido, además pudo ver que Yūsei se había movido y se había colocado justo entre dos árboles, en una milésima de segundo, cubrió la superficie de los árboles donde se encontraba e instantáneamente las hizo arder, ejecutando así su jutsu Elemento Viento: Periferia Explosiva, pero esto no afectó mucho a Yūsei, logrando escapar a último momento con mínimas quemaduras en la piel y pedazos de ropa chamuscada por el fuego, visto esto, Nenshō se preparó para atacar, rápidamente, se dirigió donde se encontraba el Yozora, para lanzar unos cuantos senbon que no eran el principal ataque, ya que lo atacó seguidamente con su jutsu de Elemento Lava...

Tras ver, la gran cantidad de ataques, Yūsei por su parte utilizó el jutsu de creación de armas para crear una barrera que lo cubriera de los ataques. Y bien, resultó, ya que el Yozora salió airoso de aquellos jutsus. Prontamente comenzó su ofensiva, lanzándose hacia Nenshō para asestarle varios golpes, aunque en eso, él también recibió algunos por parte del shinobi de Kiri que trataba de seguirle el paso; y de esta forma continuaron dándose duros golpes el uno al otro hasta que decidieron alejarse unos metros para reponerse y tomar un nuevo impulso que les diera la ventaja. Un segundo pasó, y les bastó para volver a un nuevo cruce: esta vez, ambos iban con sus puños por delante, ninguno se puso a la defensiva… Y al llegar al medio, chocaron fuertemente los puños, creando una onda que los mandó a volar a ambos.

Yūsei: ¡Tch! Lo conseguiste… Conseguiste que perdiera los estribos… ¡Hay que terminar con esto!

Enfurecido, Yūsei extendió su brazo y abrió su mano una vez más. Al ver esto, Nenshō pensó: -¡¿Otra vez ese jutsu?!- y se dispuso a aumentar su defensa, pero en ese momento comenzó a ser atraído por una fuerza… Una fuerza que hacía que el Hoshi se acerque rápidamente al Yozora: había caído en el jutsu magnético. Encontrándose Nenshō a solo un metro de Yūsei, trató de forcejear para escapar pero nada podía hacer. Y justo en ese momento, Yūsei se acercó, y con su puño concentrado de chakra, le golpeó en el rostro, lo que dejó tendido en el suelo a Nenshō.

Nenshō se incorporó y notó que se había comenzado a cansar, su vitalidad se estaba agotando un poco y ya se había cansado de luchar, de todas maneras, vio la parte buena del asunto, se había encontrado con un adversario fuerte, cosa que hacía falta en la vida del Shinobi de Kirigakure, miró a Yūsei y se dijo en su mente-Vaya, vaya, mira lo que me obligas a hacer- seguido de esto, el Hoshi se alejó lo más rápidamente posible y salió del rango de vista del Yozora, a lo que éste reaccionó ofendido, como si Nenshō se encontrara huyendo de la batalla- ¡Quédate donde estás, persecutor mío! Tendrás el placer de presenciar mi más gloriosa y poderosa técnica, sólo no te muevas- la voz vino de algún lugar fuera de la visión de Yūsei, por lo que éste se quedó quieto en su lugar, preparado para recibir cualquiera ataque. Ya era tarde, estaba oscureciendo, pero lo que le sorprendió al Shinobi enemigo de Nenshō, es que viera aún una potente luz proveniente del oeste, además comenzó a percibir el olor del fuego, como si el mismísimo sol hubiera descendido a la tierra, automáticamente se percató de que este era el jutsu proveniente de Nenshō, fue muy tarde cuando logró entenderlo, una bola gigante de fuego envuelta en una estela de llamas que iba quemando todo a su paso, incluso marchitando las flores a unos metros de distancia, se acercó rápidamente a lo que Yūsei sólo pudo moverse unos metros más allá, pero no fue lo suficiente para estar fuera del rango del jutsu, la bola se estrelló en el suelo y se produjo una gran explosión que arrasó con muchos árboles a la redonda y dejó casi inconsciente al debilitado Yozora, quién se había golpeado con varios árboles, empujado por la explosión, detrás, apareció Nenshō Hoshi, quién casi exhausto apenas podía mantenerse de pie. Yūsei, quién con sus últimos alientos antes de caer derrotado se levantó lastimosamente del suelo, y se acercó al ninja de Kirigakure, el cual estaba tan debilitado que con mucho esfuerzo podía mantenerse en pié, escupió sangre e intentó ponerse en una posición defensiva esperando el golpe de su enemigo, aunque realmente no pudo hacer nada, Yūsei Yozora golpeó nuevamente con su puño electrificado en la cara a Nenshō, éste lo único que pudo hacer fue intentar volver a pararse, desmayándose en el intento.

Yūsei, al estar tan debilitado y falto de chakra dejó a su contrincante rendido en el piso, y lentamente pero con constancia, se alejó de aquel lugar, y con sus últimas reservas de chakra invocó a Chie, su gran búho, para irse a su refugio y sanar sus heridas.

En cuanto al Hoshi, éste despertó unas cuantas horas después, y un tanto recuperado, se fue de aquel lugar tan boscoso, luego de unos días, curó sus heridas y, regresó al lugar de la reciente batalla contra su enemigo, allí encontró uno de los trozos de la máscara blanca que portaba su persecutor, lo guardó en uno de sus bolsillos, para tenerlo en conmemorativo de la gran batalla que había allí librado.

Fin...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.